EL COMIENZO

PERODRI Joyeros comienza su andadura en 1.961 como taller de joyería, con el que pronto empieza a forjar un estilo propio de diseño de joyas.

En sus comienzos fabrica piezas exclusivas para importantes joyeros de toda España, y sus diseños destacan rápidamente por su gran calidad de pedrería y acabados.

LA EXPANSIÓN

El camino estaba trazado y la meta era Madrid, donde se inaugura en 1.988 la joyería en una ubicación inmejorable, en el nº17 de la calle Serrano semiesquina a Goya, la que se convertiría en el buque insignia de la firma, con un comercio digno de Madrid y modelo en su género.

PERODRI Joyeros sigue prosperando, y de esta apertura surgen otras como la inauguración de un nuevo establecimiento en 1.997, en la céntrica calle Ordoño II de León, y la ampliación en el año 2.002 de la prestigiosa joyería de la Gran Vía de Bilbao, resultando una espectacular tienda de 300 m2.

En el 2009 ve la luz el proyecto de la ampliación en el establecimiento de Serrano, Madrid, dando lugar a un local de más de 600 metros cuadrados en tres plantas dedicadas exclusivamente a la venta de Alta Joyería y relojería de prestigio.

Esta expansión continuada ha llevado a la firma a lo largo de estos años, a sucesivas ampliaciones de sus talleres, para cubrir las necesidades de sus nueve establecimientos, que ha hecho que en la actualidad, PERODRI Joyeros cuente con cerca de cien empleados entre los que se encuentran diseñadores, artífices joyeros y dependientes altamente cualificados, todos de una talla profesional y humana consecuente con la categoría y espíritu de la empresa.