Inicio / Perodri Forever / Santos de Cartier: la historia detrás del primer reloj de pulsera

Santos de Cartier: la historia detrás del primer reloj de pulsera

Hablar de Cartier es hablar de elegancia y sofisticación. Cada una de las piezas que elabora la casa francesa cuentan con una personalidad inimitable, sobre todo gracias a los diseños atemporales de Louis-Francois Cartier.

Cartier-Santos

Louis-Francois Cartier estuvo bajo la tutela del relojero Adolphe Picard hasta 1847, cuando el aprendiz se convirtió en maestro y le compró la pequeña tienda parisina a su mentor. Pero el prestigio y la popularidad de Cartier está vinculado a dos personas claves en la historia de la casa.

Por un lado, nos encontramos con Matilde, la prima de Napoleón III. Ella fue la que introdujo a Cartier en la alta sociedad francesa y la que dio a conocer sus creaciones solo por el hecho de comprar una de sus piezas. Años más tarde, la emperatriz Eugenia caía también rendida ante sus encantos.

Además de estas dos mujeres de la alta sociedad, otras muchas figuras históricas se han visto vinculadas a Cartier.

En concreto, hoy queremos hablar de Alberto Santos Dumont y de Santos de Cartier: uno de los grandes hitos de la maison francesa en el mundo de la alta relojería.

Cartier Santos-Dumont: el comienzo de la historia

A principios del siglo XX los aviones no eran como ahora. Los pilotos no se podían despistar ni un segundo, ni siquiera para mirar el reloj. Así es como comienza la historia del Cartier Santos-Dumont, el primer reloj de pulsera para hombres del mundo.

El reloj del que hoy hablamos, lleva el nombre del piloto e ingeniero brasileño Alberto Santos Dumont.

Está considerado como el padre de la aviación desde que hizo volar el 14-Bis en París en el año 1906.

Pero la historia de Santos y Cartier se remonta a años antes, cuando el aviador se encuentra con su amigo Louis Cartier en el restaurante Maxim’s, ubicado en la capital francesa.

santos-dumont-cartier

Durante la velada, Santos le cuenta que para los pilotos era una auténtica odisea tener que sacar el reloj de bolsillo cada vez que lo necesitaba mientras estaba ante los mandos de un avión, ya que era importante prestar toda su atención a la máquina y mantener las manos en los controles. 

Sin embargo, en esa época ya existían los relojes de pulsera, pero eran solo para mujeres, así que Louis se puso a trabajar para dar vida al reloj Santos-Dumont. El aviador empezó a usar esta exclusiva pieza de relojería cada vez que volaba y los medios se hicieron eco de este original invento para pilotos. 

El reloj en sí consistía en una caja plana de oro amarillo con bisel cuadrado, acompañado de una correa de piel de becerro en tonos cafés. Los números eran romanos, lo cual ha seguido manteniéndose en la mayoría de los relojes de Cartier. Un diseño que ha sobrevivido al paso del tiempo y que podemos ver en los mismos relojes de las colecciones actuales de Cartier.

La evolución de Santos de Cartier a lo largo de los años 

El primer Santos-Dumont salió de los talleres de Cartier en 1904 para ir directo a la muñeca del piloto brasileño, y no fue hasta el año 1911 cuando empezó a comercializarse.

Las cajas que se fabricaron entonces eran de 25 mm x 35 en oro amarillo o platino con la correa de cuero. Este modelo mantuvo su forma original hasta la década de 1970, cuando se empezaron a ver en el mercado relojes más deportivos, con modelos cuadrados de bordes redondeados.

En1978 aparece el Santos de Cartier, en el cual se reemplaza la correa de cuero por un brazalete integrado. Este nuevo modelo se fundió en acero inoxidable, pero el bisel y los tornillos expuestos del brazalete permanecieron en oro amarillo.

Años más tarde, y debido a la crisis del cuarzo, la casa francesa sacó el Santos Galbée, que aún conservaba la forma tradicional, pero más curvo en las asas, abrazando la muñeca. 

Santos de Cartier en la actualidad

En las últimas décadas, Cartier ha lanzado una gran variedad de modelos Santos, reinventando el original pero sin perder su esencia. La colección contemporánea consta de unas 35 piezas.

En 2019 la casa presentó una línea rediseñada del Santos-Dumont, principalmente de cuarzo. Viene en tres tamaños, la más pequeña está especialmente indicada para las mujeres con unas medidas de 38 mm x 27,5 mm, luego está el tamaño grande (43,5 mm x 31,4 mm) y el extra grande (46,6 mm x 33,9 mm). 

Sin embargo, es en la colección original Santos-Dumont donde está el reloj insignia, el impresionante XL Skeleton de oro blanco, con el calibre de manufactura de Cartier visible a través de la esfera. Una auténtica pieza de coleccionista. 

Los años no pasan por el Santos de Cartier, que a día de hoy continúa siendo uno de los relojes de pulsera de alta relojería más solicitados en todo el mundo.

Volver


Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0